jueves, 16 de diciembre de 2010

De la vida moderna.

Cada vez que voy al kiosco de noche para comprar algo, esta ella, la chica del polvo blanco, desencajada, histérica, que le pide al que atiende cien veces cada cosa y en sus variantes, lo peor no termina llevando nada. Pero lo bueno de esta historia es el vecino, bueno el no ,en realidad es el amigo, un gordito petizon que tiene un culo que cualquier pasiva se haría activa.  Ya me lo encontrare una noche de verano, esas en las que el calor te levanta de la cama a medianoche.

0 comentarios:

Seguidores

Buscar este blog

Acerca del Blog

Podes ver nuestras fotos en http://www.ivanygabo.com